Deportes americanos

jueves, 30 de septiembre de 2010

La NBA podría mejorar salarios

El dueño minoritario de los Wizards de Washington, Ted Leonsis, fue categórico al alabar el actual tope salarial que logró
la Liga Nacional de Hockey sobre Hielo (NHL) e indicó que podría ser el modelo "perfecto" para la NBA cuando se discuta el nuevo convenio colectivo.
Leonsis, que también es dueño del equipo de la NHL, los Washington Capitals, está convencido de que la NBA pronto tendrá que caminar en la misma dirección.
Sin embargo, para conseguir el nuevo tope salarial bajo la dirección del comisionado de la NHL, Gary Bettman --la mano derecha de David Stern, en la primera y más importante etapa de su gestión al frente de la NBA--, el hockey profesional tuvo que pasar por un cierre de campos y de competición.
Los propietarios de los equipos fueron inflexibles en el momento de la negociación del nuevo convenio laboral al exigir una tope salarial acorde con los ingresos que conseguían en su gestión después de haber perdido decenas de millones de dólares con el anterior.
Leonsis, que habló ayer ante un grupo de empresarios del Noroeste de Virginia, también recordó que cuanto más aficionados tiene un equipo más dinero puede invertir en el desarrollo del mismo y por lo tanto conseguir buenos jugadores para mantenerlos en la plantilla.
"Estamos en una era del tope salarial, y uno estricto, al estilo del que se ha establecido en la NHL, deberá adaptarse también dentro de la NBA", subrayó Leonsis. "Si cada equipo puede pagar el mismo dinero al mismo número de jugadores, entonces las diferencias serán mínimas".

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Allen Iverson. ­Apunta a China


El base Allen Iverson ha vuelto a comprobar el poco interés que los equipos de la NBA tienen ya por su juego y, al no haber recibido ninguna oferta importante para la próxima temporada, su objetivo está puesto en China. De acuerdo con Gary Moore, el ‘mánager’ personal de Iverson, el ex jugador de los Sixers de Filadelfia no ha recibido la llamada de ningún equipo de la NBA para acudir a los campos de entrenamiento que comenzarán a funcionar dentro de dos semanas. “Lo que sí existe es un interés real entre Iverson y un equipo en China para que ambas partes puedan llegar a un acuerdo”, destacó Moore, que dijo no conocer el nombre del equipo asiático. Siempre de acuerdo con la misma fuente, el equipo chino se puso en contacto por primera vez con Iverson en agosto.
Iverson, de 35 años, ocupa el decimoséptimo lugar en la lista de máximos encestadores de la NBA, con 24.368 puntos, después de haber disputado 14 temporadas como profesional en los Sixers, Nuggets de Denver, Pistons de Detroit y Grizzlies de Memphis. Durante la temporada 2001 fue elegido el Jugador Más Valioso de la liga y luego llevó a los Sixers a las finales de la NBA que perdieron frente a Los Ángeles Lakers de Shaquille O'Neal y Kobe Bryant.
El agente de Iverson, Leon Rose, no ha querido hacer ningún comentario sobre el interés que pueda tener su cliente por jugar en el baloncesto profesional de China.

martes, 14 de septiembre de 2010

BBVA invertirá 15,4 millones en patrocinar la NBA

El Grupo BBVA ha firmado un acuerdo con la NBA por el que invertirá 15,4 millones de euros en patrocinar esta liga de baloncesto, la más importante del mundo, en Estados Unidos, Puerto Rico y España.

Según una nota de prensa remitida hoy por la entidad española, estos 15,4 millones -8,5 millones por los derechos de la NBA y otros 6,9 millones en acuerdos con las televisiones y mercadotecnia- se refieren sólo al primer año de vigencia del acuerdo, que posteriormente se revisará para incluir más países en los que opera el BBVA, lo que podría elevar la inversión.

El acuerdo, que convierte al BBVA en el Banco Oficial de la NBA, incluye también la liga femenina de baloncesto (WNBA) y la NBA Development League, una Liga secundaria compuesta por 16 equipos, cada uno asociado a uno o varios de la NBA.

jueves, 2 de septiembre de 2010

¿Qué hay tras las negociaciones de la temporada de 18 juegos de la NFL?


La propuesta de la Liga Nacional de Futbol Americano de Estados Unidos (NFL) para la temporada 2012 suena muy razonable, en teoría: eliminar dos de cuatro juegos “de exhibición” de la pretemporada y alargar la temporada real a 18 juegos, en vez de 16.

Esta “temporada aumentada” suena bien para los fans, sobre todo para quienes tienen boletos para la temporada, pues no tendrán que pagar por dos juegos insignificantes sólo para ver apariciones esporádicas de los jugadores estrella.

Tendrán dos oportunidades más para ver a los jugadores dejando todo en la cancha.

Pero la propuesta va más allá; es una lucha de gangas en una negociación laboral que podría hacer que la NFL se oscurezca el año entrante. Es una parte muy importante de las negociaciones entre la NFL y sus sindicatos de jugadores con respecto al futuro económico del deporte.

Para los dueños de los equipos, que enfrentan una recesión, una caída en las ganancias de patrocinios, la falta de ventas corporativas y una baja en el apetito del público para financiar los estadios de la NFL, es una forma de aumentar las ganancias.

Pero para la fuerza de trabajo (los jugadores) el plan ha generado preocupaciones sobre el tiempo de descuento, los sueldos justos y lo que ganarán si se realizan rebajas en los contratos.

El acuerdo de negociaciones colectivas entre la NFL y la Asociación de Jugadores de la NFL terminará a finales de la temporada 2010, y sin una extensión, todo parece indicar que el futbol del 2011 será diferente. Convencidos de forjar un nuevo sistema económico, la NFL y sus equipos tomaron pasos para “encerrar” a los jugadores si no llegan a un acuerdo.

La liga entró a contratos televisivos que siguen pagando incluso en caso de que haya un cierre patronal (aunque ese dinero se deduce de temporadas futuras).

Contrató a un abogado que guió a la Liga Nacional de Hockey para superar su cierre patronal en 1994, y los equipos de la NFL están insertando cláusulas en los contratos de dirección técnica que piden reducción de salarios o incluso licencias en caso de que en 2011 haya un cierre patronal.

Pero el problema podría generar un nuevo acuerdo y un nuevo futbol americano en 2011. Quizás ahora se toma a la ligera el asunto de los juegos extra, pero generará un remolino de “comercio de caballos”, necesario para lograr un cuerdo.

Algo de perspectiva: la NFL ha buscado por doquier nuevos medios de ingresos, y permitió que las casacas de entrenamiento se usen como inventario para los patrocinadores por primera vez; además, permitió acuerdos con loterías estatales y marcas de bebidas alcohólicas (algo que nunca había hecho), y al mismo tiempo intenta reducir su gasto más fuerte: la nómina de los jugadores.

Ahora a los jugadores se les paga semanalmente durante la temporada de 16 juegos, por ejemplo, un jugador que gana 1.6 millones de dólares recibe un cheque de 100,000 dólares por cada juego.

Con esta temporada aumentada, los jugadores y su sindicato querrán prorratear cheques para los dos juegos extra, pero los dueños dicen que no es tan simple, pues los ingresos de los dos juegos extra serán parte de los ingresos generales de la liga, de donde los jugadores ya reciben una parte negociada.

Esta parte se usa para calcular el sueldo por juego, que usan los equipos para negociar contratos individuales. Las cifras de esos contratos no cambian, sin importar el número de partidos jugados.

Se cree que el ingreso adicional sería a beneficio de los jugadores, en forma de un sueldo mayor por juego y mejores negociaciones para los equipos, pero no sería tan claro como dos cheques adicionales por dos partidos jugados.

Los jugadores tienen otro motivo de temor: la carrera promedio en la NFL es brutalmente corta, de apenas tres años, y una temporada más larga reduciría “la vida de juego” incluso más. Los jugadores tienen razones válidas para temer que una temporada aumentada afecte su salud, su pensión y sus prospectos para el cuidado a largo plazo.

Recuerden que el futbol profesional no es sólo un deporte de contacto, sino un deporte de golpes. Este plan sumaría golpes, y las lesiones potenciales serían el tema central de las discusiones sobre la prolongación de la temporada. Pero en realidad todo es cuestión de las negociaciones colectivas.

En 2006, los dueños de la NFL votaron 30-2 por extender el acuerdo de negociaciones colectivas. Después de que se secaron las firmas, decidieron que necesitaban mejores términos y terminaron el acuerdo antes de tiempo, por lo que caducará esta temporada.

Las negociaciones para evitar un cierre patronal en marzo han sido inútiles, pues los equipos de la NFL alegan tener dificultades financieras con la nómina. A esto, los sindicatos pidieron pruebas, a lo que la NFL se negó.

La temporada prolongada podría cambiar el juego con las negociaciones de esta forma: la NFL, en su intento por regresar al acuerdo de 2006, quiere recortar el porcentaje destinado a los jugadores en entre 9 y 18 por ciento, según varios informes. El sindicato está obstaculizando esto pero al mismo tiempo busca formas para llegar a un acuerdo.

Yo creo que la NFL presentará una propuesta incluyendo la temporada de 18 juegos y cobrará una cantidad más modesta de la participación porcentual destinada a los jugadores en relación con el acuerdo colectivo previo.

O quizás no busquen reducción y ofrezcan el mismo porcentaje que antes, con la condición de que los jugadores acepten una temporada más larga. Esto podría ser un gran paso adelante.

Quizás seguiremos escuchando quejas por parte de los jugadores y del sindicato sobre la temporada de 18 juegos, pues estrellas como Ray Lewis y Brian Dawkins han sido quienes más han levantado la voz. Pero a final de cuentas llegarán a un acuerdo.