Deportes americanos

domingo, 8 de junio de 2014

La serie final de la NBA entre San Antonio y Miami comenzó un tanto accidentada


La serie final de la NBA entre San Antonio y Miami comenzó un tanto accidentada y todos esperan -principalmente del lado del Heat- que vuelva a la normalidad pronto. El calor en el estadio y la lesión de LeBron James fueron dos obstáculos que los dirigidos por Erik Spoelstra no pudieron superar en el primer juego de la gran definición del torneo de básquet más importante del mundo.

Pero hoy será otra historia seguramente. La estrella de Miami ya confirmó que estará presente y que se siente bien físicamente para un nuevo y difícil compromiso en tierras texanas. Será clave ganar este encuentro para que las aspiraciones del Heat puedan hacerse realidad. Un triunfo de visitante le abriría la llave sin dudas.

LA FIGURA DE LEBRON JAMES

Si la estrella está bien, Miami estará bien y hará una buena tarea colectiva. Que haya dicho que se encuentra en condiciones es toda una tranquilidad para sus fanáticos, pero eso se verá hoy en el campo.

James se vio obligado a salir en el último tramo del partido que el Heat perdió la noche del jueves 110-95 frente a los Spurs debido a problemas de deshidratación y calambres. Casi toda la segunda mitad de ese encuentro se jugó en una verdadera ‘Caldera del Diablo’, luego de que el sistema de refrigeración del recinto colapsara debido a una falla eléctrica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario