Deportes americanos

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Cuarto siglo sin magia en la NBA

Era 7 de noviembre de 1991 cuando el jugador de baloncesto Earvin Magic Johnson compareció ante los medios en el Forum Inglewood para anunciar que era portador del virus del VIH-SIDA y que se retiraba del baloncesto por este motivo.

El mundo se estremeció con las palabras de Johnson. Además, por entonces, no se conocía mucho sobre esta enfermedad, lo único que se sabía era que la gente moría a causa del VIH. Eso fue lo que pensó Johnson cuando se lo diagnosticaron, pero después se tranquilizó cuando le explicaron que ser portador no es lo mismo que tener sida.

Johnson reconoció luego que uno de los momentos más difíciles de su vida fue cuando manejaba camino a su casa para comunicarle la noticia a su mujer, Cookie. Y no solo la noticia, sino todo lo que esta suponía, como sus múltiples infidelidades.

Magic pensó que ella iba a dejarlo, pero no fue así. Cookie permaneció a su lado siempre hasta el día de hoy. A partir de ese momento, el jugador empezó a informarse sobre la enfermedad y cambió el baloncesto por las charlas sobre el sida.

Aquel día, los amantes del baloncesto también sufrieron una gran pérdida, ya que el jugador había ganado sus cinco títulos de la NBA y ya era considerado uno de los mejores de la historia.

En la temporada 1995-1996 volvió a la NBA para jugar sus últimos 32 partidos como profesional y se volvió a retirar. Ahora, es uno de los grandes jugadores de baloncesto de la historia y un símbolo de superación.


No hay comentarios:

Publicar un comentario