Deportes americanos

lunes, 31 de enero de 2011

La Conferencia Nacional aprovechó una primera mitad de 42 puntos para imponerse por marcador final de 55-41 a la Conferencia Americana en el Pro Bowl


El cornerback DeAngelo Hall atrapó una de las cinco intercepciones de su equipo el domingo y regresó un balón suelto 34 yardas para touchdown, ayudando a la Conferencia Nacional a ganar el Pro Bowl 55-41 sobre la Americana.

Hall fue nombrado Jugador Más Valioso en un partido que no fue tan interesante como pudiera sugerir el marcador final.

Philip Rivers, quarterback de la Conferencia Americana, Peyton Manning y Matt Cassel lanzaron cada uno para intercepción en la primera mitad, ayudando a la NFC a construir una ventaja aplastante de 42-0 en un desempeño feo incluso para los estándares históricamente bajos de este juego.

En consonancia con este extraño encuentro, el centro Alex Mack, de los Browns de Cleveland, anotó el último touchdown en una jugada de pase de 67 yardas que tuvo dos pases laterales cuando restaban 16 segundos por jugarse.

Jon Beason, de Carolina, regresó 59 yardas el quinto pase interceptado a la AFC, y el segundo a Matt Cassel, para el último touchdown de la Nacional. Con ello igualó la mayor anotación de un equipo en el Pro Bowl, registrada en el triunfo de la Conferencia Nacional por 55-52 en el 2004.

Después de que sus Patriots —favoritos para ganar el Super Bowl— cayeron en su juego divisional contra los Jets de Nueva York, el entrenador Bill Belichick de Nueva Inglaterra tuvo que ver a su escuadra de la Americana arreglárselas a duras penas durante la primera mitad.

El Pro Bowl es, por naturaleza, un asunto relajado, aparentemente disputado a media velocidad por jugadores cuya mayor preocupación es subirse al avión de regreso sin una lesión.

Sin embargo, la AFC llevó esa actitud a un extremo incómodo al principio al quedar atrás por una desventaja enorme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario