Deportes americanos

viernes, 28 de enero de 2011

NBA Diez titulares del Juego de Estrellas

Base. Ala. Altura.

De esa manera es que cada equipo delinea sus planteles en estos días, y ese ha sido el caso por al menos una década, si no más.

O mejor dicho, todos los equipos excepto uno: el Equipo de las Estrellas. Para ese todavía usamos el ya avejentado sistema de escoltas-aleros-centros, y el resultado, como uno podría esperar, ha hecho que esta empresa sea mucho más difícil de lo que necesita ser.

El plantel de la Conferencia Oeste de este año es un buen ejemplo. El Oeste está lleno de jugadores de gran tamaño de buena calidad, al punto de que varios jugadores "grandes" dignos de estar en el Equipo de las Estrellas no estarán en el equipo. La ironía, empero, es que como casi todos esos jugadores grandes están listados como "aleros", ya sea porque juegan como aleros fuertes tirando hacia el centro o porque tenemos que pretender que es así para que ellos no se ofendan (saludos a Tim Duncan). Está tan disputado que es posible que Paul Millsap ni siquiera entre en la votación, por el amor de Dios.

Como resultado de esto, el mejor jugador listado en las boletas de votación del Oeste en el puesto de centro este año es probablemente Nené, de Denver, un jugador poco valorado que está teniendo una gran temporada pero que todos modos no llegaría a la lista de los doce mejores jugadores de la conferencia. Él no estará en el equipo, claro, porque un billón de chinos no se han enterado todavía de la lesión de Yao Ming, pero si no fuese por eso probablemente tendríamos a un titular totalmente inmerecido (probablemente Andrew Bynum de los Lakers) patrullando el mediocampo del Oeste.

Mientras tanto, los seleccionadores de candidatos tienen que hacer una distinción que es muy irrelevante en la vida real. ¿Es Pau Gasol centro o alero? ¿Tim Duncan? ¿Blake Griffin? ¿Dirk Nowitzki? ¿LaMarcus Aldridge? En verdad, todos estos jugadores son "grandes" y se marcan entre sí cada tanto en los partidos cuando se enfrentan. Pero en lugar de meterlos a todos en la misma bolsa, los dividimos entre "aleros" y "centros", y ponemos al primer grupo compitiendo en la votación con jugadores como Paul Pierce y Kevin Durant aún cuando ellos nunca se marcan entre sí en el mundo real.

Obviamente esto es ridículo, y la única razón por la cual no ha cambiado es la misma vieja lógica de Así Es Como Nosotros Hacemos Las Cosas que bloquea los cambios de cualquier tipo hasta que haya suficiente gente plantándose para denunciar lo estúpido que es este modo de ver las cosas.

Por eso, hagamos las cosas diferentes este año. En lugar de elegir mi equipo ideal entre los candidatos de la boleta actual, voy a emitir mi voto para cada lado en el formato punto-ala-grande. (El voto verdadero será anunciado el jueves por la noche. Y claro, veremos mis elecciones para los suplentes en un día más, o quizás dos. Pero primero, aquí están los 10 tipos que me gustaría ver en el campo de juego al momento de comenzar el encuentro:

Conferencia Oeste

Base: Chris Paul, New Orleans. Esta es la posición más difícil de elegir en toda la liga. Elegir a Paul implica que yo no elegí a Russell Westbrook, que está promediando 22 y 8 y clasifica ranks séptimo en la liga en PER, o Steve Nash, quien está aproximándose al mayor total de la liga en PER a sus 36 años a pesar de la locura organizativa que ha marcado a este equipo, o Deron Williams, que ha hecho lo mismo con un diezmado equipo de Utah.

De cualquier modo, CP todavía tiene el puesto, con soporte de rodilla y todo. (Él me dijo que no ve la hora de sacarse esa porquería de encima, por cierto, pero los entrenadores le dicen que siga usándolo). Paul no está dominando el final de los partidos del modo en que solía hacerlo, pero su tremenda eficiencia en el lado ofensivo combinada con su dominio del balón en defensa lo transforman en el mejor de este deporte.

Paul se ha transformado silenciosamente en uno de los mejores tiradores del deporte, encestando un 47.1 por ciento de sus triples y reteniendo una oportunidad de unirse al muy respetado club de 50-40-90, mientras que lidera la liga en robos y está tercero en asistencias. Está segundo en PER en la NBA, también, lo cual sorprende a mucha gente, pero es porque virtualmente nunca hace jugadas negativas. Tiene una fenomenalmente baja tasa de pérdida de balón que pasa desapercibida, y su porcentaje real de aciertos al aro está tercero entre los bases. Y tal como lo señala el gerente general de los Hornets Dell Demps, virtualmente todos los robos de Paul llegan mientras todavía está frente a su rival directo, porque casi nunca se autoexcluye de una jugada que no le resulte favorable.

Ala: Kobe Bryant, L.A. Lakers. A pesar de que recibe críticas periódicamente por lanzar demasiado (la tasa de uso de Kobe es la mayor desde su temporada de yo-contra-cinco en 2005-06), el porcentaje de aciertos al aro de Bryant está apenas un poco más alto que el de la temporada pasada y está dentro de lo normal para su carrera. Y créase o no, su tasa de asistencia es virtualmente idéntica a la de varias pasadas temporadas también.

La gran historia con Bryant, empero, es que L.A. está manejando sus minutos para mantenerlo cerca del tope de su eficiencia en la temporada regular. Después de verlo caer y explotar en la segunda mitad de la temporada pasada (antes de recuperarse dramáticamente en los playoffs), Bryant cayó a 33 minutos por partido, pero ha jugado en los 46 juegos y clasifica quinto en la NBA en PER.

Ala: Kevin Durant, Oklahoma City. Elegir a Kobe como primer alero es fácil. Tratar de elegir entre Manu Ginobili y Durant por el segundo puesto fue mucho más difícil. Durant tiene una marca de eficiencia más alta y lidera la liga en anotaciones, aún cuando sus números de tiro al aro están un poco más bajos que los de las dos temporadas pasadas. Mientras tanto, Ginóbili ha sido el mejor jugador del mejor equipo de la liga.

Ginóbili ha sido el mejor defensor hasta ahora, pero Durant también tiene una gran ventaja en minutos, algo que pienso es relevante en este caso porque es difícil imaginar a Manu manteniendo este nivel de anotaciones y jugando 40 minutos por noche. Se siente un poco difícil dejar a un equipo de 38-7, sin titulares, pero negarle el puesto a Durant es igual de inexplicable.

Grande: Pau Gasol, L.A. Lakers. Llenar el primer puesto de la delantera de un equipo de Conferencia Oeste es relativamente fácil. A pesar de una caída en su producción en diciembre, el trabajo en general hecho por Gasol puede fácilmente superar a lo hecho por cualquier jugador grande de la Conferencia Oeste. Solamente el jugador de Minnesota Kevin Love puede igualarlo en cantidad de victorias estimadas (EWA), y Gasol supera ampliamente a Love en impacto defensivo y éxito del equipo. Adicionalmente, la versatilidad del español en sus movimientos sin fisuras entre los puestos de alero fuerte y centro es lo que hace que la rotación del frente de cancha de los Lakers funcione tan bien, mientras que su humildad y, digamos, su inteligencia política evitan lo que de otro modo sería una guerra de machos alfa entre él y Kobe.

Finalmente, la durabilidad de Gasol ha sido crítica durante la ausencia temprana de Andrew Bynum. Los Lakers no corren muy profundo hacia el frente de cancha, por lo cual tener a Gasol disponible en los 46 partidos por 37 minutos por noche ha sido crucial, aún cuando sus números se vieron afectados durante una racha debilitante en diciembre pasado.

Grande: Dirk Nowitzki, Mavs. Se puede discutir que otros jugadores merezcan elpuesto aquí, porque muchos de ellos superan a Nowitzki en EWA debido a los 12 partidos que se perdió debido a una lesión. Cuando está en la cancha, empero, está bastante claro que Dirk es mejor jugador que esos otros tipos, porque clasifica octavo en la NBA en PER y la ofensiva de Dallas está bastante bombardeada en su ausencia.

Con un plantel de Dallas que le agrega un alto grado de ironía al lema de Texas como "el Estado de la Estrella Solitaria", el tremendo rol ofensivo de Nowitzki es una de las razones clave por las cuales los Mavs estuvieron segundos en el Oeste antes de su lesión, mientras que su defensa muy efectiva (especialmente su gran tamaño en las zonas más usadas por Dallas) no le dan todo el crédito que se merece debido a su estereotipo ya pasado de moda de jugador europeo debilucho.

Conferencia Este

En una histórica primera vez, estoy de acuerdo con todos los elegidos para el equipo titular hechos por los fanáticos del Este. En la mayoría de los casos, la decisión es tan obvia que no hay mucho por discutir, aunque el debate Dwight Howard-Timofey Mozgov en el centro del asunto seguramente continuará todo el invierno. Aquí está mi quinteto. Base: Derrick Rose, Chicago. Cualquier potencial debate entre Rose y Rajon Rondo de Boston por este puesto vuela por la ventana cuando Rondo se quedó excluido de una docena de partidos tras una lesión, pero aún si Rondo se hubiese quedado en la cancha él se enfrentaba con una batalla difícil. Rose es indiscutiblemente el jugador que más ha mejorado en la liga, regresando tras el verano con un tiro en salto mucho más potente y, en un desarrollo que ha atraído mucho menos atención, haciendo avances aún mayores en el lado defensivo.

Como resultado de eso ha vuelto a insertarse en la carrera por el puesto de JMV (y yo diría también que por el premio al jugador más mejorado) como el jugador al que acuden todos en un equipo que tiene una marca de 31-14, a pesar de haber jugado virtualmente toda la temporada con al menos uno de sus dos anclas del frente de cancha fuera de la alineación.

Ala: LeBron James, Miami. Probablemente la elección menos controvertida del plantel. Los fanáticos no lo quieren debido a "La Decisión", pero no hay una razón válida ligada al básquet para dejar a James fuera del quinteto titular del Este. Él lidera la NBA en PER y EWA, y su equipo del Heat está arremetiendo hacia las 50 victorias a pesar de tener básicamente a nueve jugadores de nivel de reemplazo rodeando a tres estrellas. Sin embargo, la mayor demostración de su valor puede ser demostrada mirando cualquier juego de Cleveland, y recordando que James logró dos temporadas seguidas de 60 victorias con un elenco virtualmente idéntico al que lo acompaña hoy.

Ala: Dwyane Wade, Miami. No es una mala segunda opción, ¿verdad? El currículum de Wade habla por sí mismo, porque clasifica tercero en la liga tanto en PER como en EWA después de ubicarse segundo en cada categoría la temporada pasada. Mientras que sus anotaciones y números de asistencias están abajo mientras él toma un rol diferente junto a LeBron James, Wade ha compensado esa decaída al remontar sus rebotes con un impresionante promedio de 6.5 por partido y al aterrorizar a los oponentes como defensor con una sorprendentemente extraordinaria defensa de Miami.

Grande: Amare Stoudemire, New York. Finalmente no elegimos a Steve Nash, después de todo. Como muchos habrán notado, Stoudemire ha traído la magia de regreso al Estadio Más Sobrevaluado del Mundo, y mientras que esa es una razón tonta para darle a alguien el premio al JMV (en serio, ¿estaríamos discutiendo esto si él hubiese hecho esto mismo en Indiana?) esto muestra que él estaba ansioso por obtener más crédito cuando tuvo un éxito casi idéntico en Phoenix.

Stoudemire ha hecho dos cosas como 'Bocker que son particularmente sobresalientes. Primero, su mayor atención a la defensiva lo ha hecho bloquear 2.3 disparos por partido (más del doble que su promedio en Phoenix en las dos últimas temporadas) y ha podido ubicarse en el puesto de centro a pesar de su ligeramente escaso tamaño para ese puesto. Segundo, él está pasando el balón cada tanto, con sus 2.7 asistencias representando el mayor total de su carrera. En general está 11ero en PER, 12do en EWA y segundo en promedio de anotaciones.

Grande: Dwight Howard, Orlando. El centro número uno de la liga incuestionablemente ha cimentado más su posición como el mejor al desarrollar un tiro de medio rango desde el poste y agregando más refinamiento a algunos de sus otros movimientos en el bloque. Ahora quizás pueda comenzar a efectivizar sus tiros libres también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario