Deportes americanos

lunes, 31 de enero de 2011

NBA: Lo que ocurrió ante los Celtics tiene remedio, pero requiere trabajo y disciplina


Los Lakers y los Celtics se vieron las caras por primera ocasión esta temporada el domingo, y la cara que lucieron los muchachos de Boston no pareció agradar al más famoso de los equipos angelinos, que inclusive careció de famosos en primera fila, como es la costumbre.

Paul Pierce anotó 32 puntos, Ray Allen aportó 21, Kevin Garnett registró 18 unidades y 13 rebotes y los Celtics ganaron con pizarra de 109-96 en el hogar de los Lakers, el Staples Center.

Los números reflejarán que Kobe Bryant encestó 41 puntos por segunda vez en la temporada. Pero también reflejan un dato preocupante: Bryant, que promedia casi cinco asistencias por juego, no tuvo ninguna.

O sea, que podríase decir que el dos veces JMV prácticamente jugó solo. Al menos, eso hizo en el periodo final luego de que la ventaja de cuatro puntos en la primera mitad se evaporó y el juego se volvió todo Celtics, dominando el verde en tierra púrpura y dorada.

Bryant hizo 11 disparos en el cuarto periodo, acertando cinco. Y los otros que intentaron canastos, no encontraron el aro. De hecho, Bryant encestó la mitad de los puntos del último periodo, dividiéndose tres jugadores la otra mitad.

En una buena parte del juego, los Lakers lucieron cansados y desorganizados. Sólo la acertada puntería en la primera mitad por parte de Bryant los mantuvo en juego, sumado a las pérdidas de balón de los Celtics, que lo entregaron en 15 ocasiones. Los angelinos, sin embargo, no supieron aprovecharse de los errores de sus rivales. De los 15 errores de Boston, apenas anotaron dos puntos más que sus rivales, que aprovecharon las ocho erratas de los Lakers para hacer 13 puntos.

Pero debe ser más preocupante para los Lakers el dominio total de Boston en la pintura en el movimiento ofensivo.

Boston, sin Shaquille O'Neal debido a problemas de faltas personales, dominó las tablas 43-30, 34 de estos rebotes defensivos, evitando que los Lakers tomaran segundos intentos. En al menos dos ocasiones, cuando Bryant ejecutaba sus intentos, los cuatro jugadores se movían hacia la derecha de la cancha, dejándole el camino libre bajo las tablas a los jugadores Celtics.

En las asistencias, ni hablar...

Rajon Rondo tuvo 16, seis más que todo el equipo de Los Ángeles, mientras el equipo sumaba 34. Por si olvidó la definición de asistencia, esto quiere decir que en 34 ocasiones se localizó a un compañero para ejecutar anotaciones, que si multiplicamos por dos puntos (al menos) los jugadores de Boston entregaron el balón para que sus compañeros anotasen al menos 68 puntos.

En las asignaciones defensivas, los Lakers están fallando malamente. En el segundo tiempo, el celta Nate Robinson se quedó solo en dos ocasiones en el área de la pintura porque nadie quedó pendiente de él. No es que los Lakers no estén defendiendo, es sencillamente que están teniendo lapsos peligrosos, no dignos de un equipo que ha ganado dos cetros en manera consecutiva.

Uno de los problemas es la inconsistencia que ha tenido Pau Gasol. Siempre he dicho que el español es vital en las aspiraciones de los Lakers, y ante equipos como los Celtics tiene que tener un partido de excelencia si desean saborear el campeonato tres veces consecutivas.

¿Quiere esto decir que los Lakers corren peligro de quedarse a mitad de camino?

No, los Lakers reflejan el segundo mejor récord del Oeste y el quinto en la liga y tienen un buen equipo como para recuperarse y revalidar su campeonato.

Pero al Zen Phil Jackson le quedará mucho trabajo de por medio. Lo que ocurrió el domingo ante los Celtics tiene remedio, pero requiere trabajo y disciplina por parte de sus jugadores y la consistencia de al menos la plantilla titular: entre Ron Artest, Derek Fisher y Gasol apenas anotaron 18 puntos.

El propio Bryant lo señaló a ESPNLosAngeles.com posterior al partido. "No estamos jugando bien ante estos equipos", apuntó el escolta, al referirse a la pobre marca de 1-5 ante equipos élites como San Antonio, Boston, Chicago y Miami.

Si los Lakers quieren verse las caras nuevamente con los Celtics en una posible final y ver repetidos estos resultados, tienen que amarrarse las mangas... lo anterior sin tomar en cuenta a sus rivales élites en el Oeste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario