Deportes americanos

jueves, 24 de febrero de 2011

NBA Deron Williams llegó a Nets y su voluntad puede llevar al equipo al éxito o al fracaso


Finalmente, Mikhail Prokhorov emuló a Mel Gibson en Maverick y lanzó la carta guardada al centro de la mesa.

La apuesta por Carmelo Anthony se perdió, pero la llegada de Deron Williams al equipo, procedente de Utah Jazz, puede terminar siendo más significativa a futuro para un roster que necesita reconstruir desde su cerebro.

Empecemos por desmenuzar el acuerdo que, en principio, involucra a tres franquicias: New Jersey Nets, Utah Jazz y Golden State Warriors.

En principio, Derrick Favors y Devin Harris, más un par de picks de primera ronda de Draft, viajarían a Salt Lake City, mientras que los Nets enviarían a su vez a Troy Murphy a Golden State por Brandan Wright y Dan Gadzuric.

En principio, esa es la letra grande del acuerdo, pero para poder entenderlo un poco mejor tenemos que traer la lupa y empezar a mirar bien de cerca.

Desde la partida del veterano Jerry Sloan del banco de Utah -en la que se apuntó a Williams como el gran culpable tras una discusión en pleno juego- el base estrella no se sentía a gusto en el equipo. Incluso, se hablaba que Williams iba a esperar hasta el verano de 2012 para irse como agente libre, por lo que un acuerdo de este tipo le ahorró al Jazz una buena dosis de novela larga, extendida y cargada de lágrimas sobre los pañuelos de fanáticos, medios de comunicación y directivos.

Grado de impacto

Presentado por T-Mobile

* La llegada de Deron Williams puede terminar siendo más significativa a futuro para un roster que necesita reconstruir desde su cerebro.
* Grado de impacto: 4G (el sistema de clasificación varía del 1G/impacto mínimo al 4G/impacto máximo).

Para los Nets, esta situación es bien distinta respecto al primer objetivo que era Anthony, un anotador impecable en el puesto de alero, capaz de darle soluciones inmediatas al equipo de Avery Johnson. Williams es un armador de primerísima línea -quizás, junto a Chris Paul, Derrick Rose y Rajon Rondo, de lo mejor de la NBA- que funciona como catalizador de sus compañeros. Todos los jugadores de básquetbol del mundo, malos, mediocres, regulares, buenos, muy buenos y excelentes, desean estar al lado de un estratega de semejante calibre, por la simple razón de que estar cerca de él es mejorar sistemáticamente sus planillas desde lo individual y los resultados en una mirada como equipo.

Por lo tanto, para Prokhorov, contar con Williams tiene varias aristas positivas. D-Will no sólo funciona como una estrella per se, sino que sirve como anzuelo para contratar a un futuro colega estelar a su lado y una garantía para exprimirle todo el jugo a Brook López en la zona de internos.

Está claro que antes de este intercambio, los Nets tenían en Devin Harris a un base más que digno -fue All-Star en 2009 en Phoenix- pero todos sabemos que la distancia que hay entre Harris y Williams es la misma que del básquetbol callejero a la NBA.

En el camino, duele perder a un proyecto como Derrick Favors, pero todos sabemos que la idea de New Jersey es sumar nombres fuertes y construir a partir de esa línea de largada, con movidas de dinero significativas, pensando en una mudanza a Brooklyn en un lapso de tiempo razonable.

¿Cuál es el costado negativo de esta historia? Williams nunca quiso -y aún no sabemos si quiere- ir a New Jersey. Lo acepta como un empleado honorífico de esta Liga, pero de poder elegir, hubiese pensado en otra cosa. De acuerdo a David Locke en 1320 K-Fan in Salt Lake City, esta situación es más que real: "Williams me dijo que no era su elección", twitteó Locke. "Está abrumado. No hará entrevistas de ningún tipo hasta saber exactamente lo que sucede".

D-Will no puede optar salirse de su contrato hasta la próxima temporada, ni firmar una extensión hasta Julio de 2011, pero como sucede con muchos jugadores -sobre todo los estelares- el próximo acuerdo colectivo de la NBA despierta una gran incertidumbre.

¿Por qué entonces decimos que esta es una gran apuesta de los Nets? La razón primaria es que el jugador no está contento y que puede optar una salida a fines de 2012-13. Por lo tanto, el desafío de Prokhorov es seducir a Williams -con otra estrella de peso, está claro- antes de llegar a ese momento, porque de lo contrario todos los planes pueden desaparecer de un plumazo.

Por lo tanto, si Williams tiene una intención a largo plazo, esto puede ser maravilloso para los Nets, no sólo porque pueden seducir a otra figura, sino porque pueden hacer de la rivalidad con los renovados Knicks algo nuevo, atractivo y comercial para ellos y la Liga. Si la idea del base es irse pronto de la franquicia, si no se sube al barco del proyecto de los Nets, puede ser todo lo contrario.

En el plano deportivo, si pensamos un equipo 'pelado', los Nets pueden crecer más con un estratega como Williams que con un anotador como Anthony. En definitiva, el cuerpo humano siempre empieza por el cerebro.

Todo pasa por la actitud, la capacidad de convencimiento de New Jersey y el deseo del jugador para saber si los Nets estarán durmiendo en una nube del cielo o en un tridente del infierno.

Ni más, ni menos que eso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario