Deportes americanos

domingo, 6 de febrero de 2011

¡Vince Lombardi volvió a casa! Green Bay venció a Pittsburgh 31 a 25


El campeón del primer Super Bowl es también el ganador del más reciente. Los Green Bay Packers aprovecharon los errores de los Pittsburgh Steelers y consiguieron su cuarto trofeo Vince Lombardi por marcador de 31 a 25.

La primera mitad fue la historia de la posesión contra la eficiencia. Los Steelers controlaron el tiempo de posesión ampliamente 18:56 contra 11:04 de los Packers, pero, luego de un inicio trabado que duró la mitad del primer cuarto, Aaron Rodgers marchó 61 yardas antes de encontrar a Jordy Nelson en las diagonales para un touchdown de 29 yardas que abrió el marcador para el campeón de la NFC.

Ben Roethlisberger empezó el partido de manera miserable (terminó el primer cuarto con 20 yardas) y su desconcentración tuvo consecuencias solo una jugada ofensiva después de la anotación cuando, desde su yarda siete, apresuró un pase gracias a la buena presión de Packers. El resultado fue que el envió que buscaba a Mike Wallace se quedó corto y Nick Collins no perdonó la desconcentración e interceptó el balón en la yarda 37 llevándolo todo el camino de regreso y culminando con un vuelo espectacular que puso el marcador 14-0 y sacudió seriamente la confianza de Pittsburgh.

Los Steelers trataron de reorganizar sus fuerzas y de hecho lo hicieron por un momento, contestando con un gol de campo de Shaun Suisham, y luego de detener en tres jugadas a Rodgers y los suyos, armaron un ataque que avanzó 30 yardas antes de que el mariscal de Pittsburgh entregara su segunda intercepción al tratar de forzar un balón dirigido una vez más a Wallace, que fue robado por Jarrett Bush en su yarda 46.

Roethlisberger sufrió tras una línea ofensiva que perdió a su centro titular antes del partido y que además vivió la lesión de Flozell Adams, su tackle izquierdo, abriendo el camino a la presión de Green Bay. La consecuencia de la intercepción fue una serie ofensiva de 51 yardas al final de la cual Rodgers encontró a Greg Jennings en pase de 21 yardas para su segundo touchdown de la tarde y una cómoda ventaja de 21-3.

Sin embargo el quarterback de los Steelers mostró lo que lo ha llevado a tener uno de los mejores ratings en momentos clave y lideró una ofensiva de dos minutos, 2:18 para ser precisos, en la que brilló Antwaan Randle El, quien entró en lugar del lesionado Emmanuel Sanders, con una recepción de 37 yardas y el gran Hines Ward, quien recibió un pase de ocho yardas para anotar el 21 a 10, marcador con el que se irían al medio tiempo.

En el segundo tiempo los Steelers volvieron a parecer ellos mismos. Le tomó al “Big Ben” solo cinco jugadas para cubrir 50 yardas y que Rashard Mendenhall corriera ocho para acercar el partido, 21 a 17. Green Bay se vio sacudido en el tercer cuarto por las costosísimas lesiones de Charles Woodson, quien no regresaría por lesión de clavícula y el receptor Donald Driver, cuyo reemplazo, Brett Swain, tuvo una mala actuación. Pittsburgh pudo poner el encuentro a un punto pero Suisham falló un intento de 52 yardas, dejando el marcador 21 a 17 para iniciar el último cuarto.

El partido se perfiló hacia un cierre espectacular. Cuando parecía que Steelers pasaba por su mejor momento en el partido, Clay Matthews forzó un balón suelto de Mendenhall con un golpazo al pecho. Desmond Bishop recogió el balón y lo llevó hasta la yarda 45 de los Packers para dejar a su ofensiva en excelente posición para aumentar la ventaja y eso fue exactamente lo que hicieron. Rodgers completó cuatro de ocho, incluida una gran recepción de Nelson para 38 yardas y un segundo pase a la zona de anotación para Jennings que ponía el marcador 28 a 17. Con esto los Packers se robaron un touchdown de cada entrega de los Steelers, lo que resultó un factor clave.

En ese momento era crucial que los Steelers reaccionaran si habían de mantenerse en el partido. En una serie exclusivamente aérea, Roethlisberger volvió al heroísmo que ha mostrado en las postrimerías de los partidos y avanzó 66 yardas para que Mike Wallace, quien se llevó 52 yardas por pases, anotara el 28 a 23, por lo que Pittsburgh intentó la conversión de dos puntos para quedar solo a un gol de campo de distancia. Con una jugada de opción al estilo colegial el mariscal de campo abrió el balón para Randle El convirtiendo el crucial intento.

Con 7:29 por jugar los Packers tenían la consigna de consumir el reloj y, de ser posible, conseguir los puntos que sentenciaran el gran partido. A pesar de meterse en la yarda 5 de Pittsburgh, Green Bay se llevó solo tres puntos devolviendo el balón a Steelers con 1:59 por jugar, un tiempo fuera y 87 yardas por delante. El “Big Ben” completó de 15 yardas con Heath Miller, pero su magia en Super Bowls terminó, por el momento, consumiendo sus cuatro oportunidades y cerrando un enorme partido de alarido, que selló el campeonato del equipo de Lambeau Field.

El MVP del Super Bowl fue el mariscal de los Green Bay Packers.

Vince Lombardi volvió a casa. Aaron Rodgers salió de la sombra de Brett Favre. Por primera vez un sexto sembrado de la NFC se coronó. Los legendarios Green Bay Packers son los campeones del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario