Deportes americanos

jueves, 27 de junio de 2013

Dodgers completa la limpia a San Francisco

Clayton Kershaw lanzó pelota de 4 imparables y permitió 2 carreras, para sacudir una racha personal de 3 derrotas seguidas, al lograr su primer triunfo desde el pasado 20 de mayo, luego de imponerse los Dodgers de Los Ángeles por pizarra final de 4-2 sobre los Gigantes de San Francisco, el miércoles, con 41,721 aficionados congregados en Chávez Ravine.

Más sobre los Dodgers

Para más noticias, notas y análisis de los Dodgers, échale un ojo al blog. Entra a la Frecuencia Dodgers. Blog
De esa forma, lo angelinos consumaron la barrida en la serie de tres duelos frente a los rivales del norte de California, algo que no lograban, en Dodger Stadium, desde la temporada 2009. Además, los dirigidos por Don Mattingly, extendieron su mejor racha de triunfos en la campaña, llegando a 5.

"Es una gran victoria para el equipo, fue grandioso, porque siento que lucimos muy bien esta noche, tal y como lo hemos hecho en los últimos cinco juegos, y hasta se siente uno muy bien al ir por las calles de la ciudad," dijo un Kershaw (6-5), quien lanzó 8 episodios completos y hasta salió al noveno, para intentar completar el juego, algo que no logró, porque ya con 104 lanzamientos, cuando Marco Scutaro abría el episodio con un imparable, el manager Don Mattingly, lo retiró del montículo.

"En general, me sentí muy bien y sabía que no podía perder este juego. Lo único que lamento, fue esa base por bolas a Scutaro, antes del cuadrangular de Buster Posey. Porque ya uno sabe que Posey, todo lo que hace, es pegar batazos de vuelta entera, pero este, debió ser de una sola carrera," se lamentó Kershaw.

Al final, tuvo que venir el taponero Kenley Jansen, a cerrarle el paso al ataque final de San Francisco, para acreditarse su sexto rescate y preservar la ventaja de dos carreras que tenían los Dodgers.

"El secreto fue mi agresividad. Fue un buen duelo contra Posey, que al final, él lo ganó, porque me sacó ese sencillo. Pero yo me mantuve lanzando como yo sé, para que el equipo lograra una importante victoria," comentó el curazaleño.

Redes Sociales

Facebook: Únete al Equipo
Twitter: Síguenos

Tim Lincecum (4-8), lanzó 5 episodios y un tercio, en los que fue castigado con 10 imparables que produjeron 4 carreras y terminó sufriendo la derrota.

"Ellos nos habían tomado la medida, especialmente, el año pasado. Por eso, estos triunfos nos hacen sentir muy bien, además de que con nuestra racha, finalmente hemos recuperado unos cuantos juegos en muestra división," dijo un alegre Don Mattingly, quien elogió la labor de Kershaw y de Jansen, pero también a los generadores de la ofensiva azul, como Andre Ethier, quien impulsó una carrera y anotó otra.

También apareció nuevamente Hanley Ramírez, que se embasó tres veces, con dos sencillos y un pasaporte, impulsando una carrera, anotando otra y estafando una base.

Yasiel Puig, por su parte, disparaba 3 imparables en 4 turnos.

TOMAN LA DELANTERA

Hanley Ramírez puso a ganar a los Dodgers, al cierre de la tercera entrada, con un sólido sencillo a la pradera central, que permitió a Mark Ellis llegar hasta la registradora, desde la intermedia, con la primera anotación de la noche.

Pero muy poco les duró el gusto a los locales, ya que abriendo el cuarto acto, el receptor Buster Posey, que en este juego aparecía cubriendo el primer cojín, la botó por el pabellón izquierdo, llevándose por delante a Marco Scutaro, para darle la vuelta a la tortilla.

En la quinta entrada, Yasiel Puig disparaba su segundo imparable de la noche, un sencillo por el ala izquierda, con dos outs, y al intentar llegar hasta la segunda base, fue cocinado fácilmente.

En el sexto acto, vuelven a la carga los chicos de Don Mattingly, retomando el control de la pizarra, al anotar 3 veces, con un desfile de 7 bateadores que terminaron por expulsar al lanzador abridor de los Gigantes, Tim Lincecum.

Fue una ofensiva de 4 imparables, incluyendo un sencillo de Andre Ethier que impulsó a Hanley Ramírez y el doble de A. J. Ellis, que permitió al propio Ethier pisar el plato.

La tercera la consumó Ellis, por cortesía de un wild pitch de Lincecum, que de esa forma, se despidió de la batalla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario