Deportes americanos

martes, 4 de junio de 2013

Yasiel Puig, ascenso que se caía de maduro

Desde que fuera firmado por la organización de los Dodgers de Los Ángeles, el 29 de junio del año pasado, se sabía que el pelotero cubano Yasiel Puig, estaba destinado a jugar con el equipo grande, con la novena que orienta Don Mattingly.

Era solo cuestión de tiempo y ese momento ha llegado y aunque se trataba de una noticia anticipada, la presencia de Puig, vestido de azul, con el número 66 en los dorsales, para el inicio de una serie de diez juegos, la más prolongada de la temporada, en Chávez Ravine, enfrentando a los Padres de San Diego, generó una enorme expectación.

Más sobre los Dodgers

Para más noticias, notas y análisis de los Dodgers, échale un ojo al blog. Entra a la Frecuencia Dodgers. Blog
Fue por ello que los Dodgers, en lugar de que el novato cubano concediera cualquier cantidad de entrevistas, decidieron que hablara, antes de su debut en la gran carpa, en rueda de prensa.

En la misma, Puig, de 22 años de edad, repitió frases de cassette, como: "Quiero ayudar a los Dodgers a ganar y para ello, vengo decidido a dar lo mejor de mí."

Lo mismo que esta: "Estoy feliz de estar en grandes ligas y muy agradecido con los Dodgers por darme la oportunidad."

Una oportunidad que Puig se ganó gracias a su talento natural. "Lo demostró desde que lo vimos en los entrenamientos primaverales," reconoció el manager del equipo, Don Mattingly, quien buscaba el momento de darle la oportunidad de mojarse los pies en grandes ligas.

Puig recibió ese llamado el domingo, para unirse a los Dodgers, procedente de la sucursal de Doble A en Chattanooga, donde estaba bateando para promedio de .313, con 13 bases robadas, 12 dobles, tres triples y 8 batazos de cuatro esquinas, en 40 juegos.

"Son las herramientas que el Señor me dio y tengo que aprovecharlas," dijo Puig, cuando se hizo referencia a su gran versatilidad como pelotero, con su bateo de poder, para promedio, su fildeo y su velocidad en las bases.

A pesar de todo ello, el nuevo jugador de los Dodgers, estuvo desde muy temprano en el parque de pelota, realizando algunas rutinas en la pradera derecha, lo mismo que en la primera base, escuchando los consejos de Davey Lopes.

"Me estraba preparando para el juego de hoy, y adelantando detalles sobre el lanzador que enfrentamos, que es zurdo," indicó Puig.

'Decidimos que jugara el jardín derecho, porque es la posición donde ha venido jugando, aunque, también ha defendido el jardín central en un par de juegos, Queríamos que se sintiera cómodo," explicó Don Mattingly, quien también detalló las razones para colocarlo como primero al bate

"En cuanto a su lugar, primero en el órden de bateo, sentimos que era lo mejor, porque nos puede generar energía, puede pegar cuadrangulares, o hacer cualquier cosa, y nos parece, de momento, el mejor para ese puesto, vamos a ver cómo le va," dijo Mattingly, quien, al aparecer algunas comparaciones, con otros beisbolistas destacados, aseguró, que por los atributos físicos del cubano, le recuerda a Bo Jackson.

En cuanto al número 66 que porta en su uniforme, Yasiel Puig explicó a ESPNDeportesLosAngeles.com, que lo tomó con base a una sugerencia del coach de bateo, Mark McGwire.

Y en lo que se refiere a su casillero, en el vestidor azul, Puig quedó en una esquina, escoltado por Luis Cruz y Adrián González, quien aprovechó la cercanía para darle un consejo:

"Que haga su juego, simplemente, que juegue como él sabe hacerlo," le dijo Adrián.

No hay comentarios:

Publicar un comentario