Deportes americanos

jueves, 25 de julio de 2013

Dominicano Florimón, un torpedero de raza

- Pedro Alexander Florimón, el parador en corto de los Gemelos de Minnesota, se encuentra, por estos días, haciendo realidad los sueños que tuviera desde niño, en La Romana, República Dominicana, donde nació hace 26 años.

"Me siento bien contento, porque ellos me han dado la posición. El manager, los compañeros y todos en la organización me han dado la confianza y me han ayudado mucho," dijo el pelotero dominicano a ESPNDeportesLosAngeles.com, durante su visita a Anaheim.

Pedro Florimón
Stephen Dunn/Getty ImagesPedro Florimón ha defendido el campo corto en 82 juegos y batea para 2.32, con 34 impulsadas
"Es gracias a Dios y a la dedicación, el empeño y al esfuerzo que le he puesto," explicó sobre sus merecimientos Florimón, quien debutó en grandes ligas con los Orioles de Baltimore en la temporada 2011 y desde la pasada campaña pertenece a los Gemelos.

Se presentó con el equipo grande con sede en Minneapolis, el 17 de agosto de 2012, luego de que iniciara la temporada con la sucursal de Doble-A, donde luego de un mes fue ascendido a la filial de Triple-A, en Rochester, donde jugó desde el 7 de mayo, antes de ser llamado por el timonel Ron Gardenhire, de regreso a la gran carpa, para quedarse como titular del campo corto, con los Gemelos de Minnesota.

Disputó 156 partidos a lo largo del 2012, encabezando a toda la organización en ese rubro.

"Me sentí muy contento el año pasado. Para mí, fue una gran emoción el haber participado en tantos juegos, porque nunca había jugado tanto en mi carrera además de que me dieron la oportunidad de subir a grandes ligas," recordó Pedro.

"Yo espero en Dios que esta temporada pueda alcanzar un buen número de juegos," agregó.

Y de momento, en lo que va de la campaña 2013, ha defendido el campo corto en 82 juegos, en los que batea para 2.32, con 34 carreras impulsadas, 28 anotadas y 6 cuadrangulares.

Además, se desempeña en una posición en la que se siente como pez en el agua.

"Es una posición que para mí no resulta difícil. Porque la vengo jugando desde que era un niño. Siempre jugué el short stop y me he ido desenvolviendo, me han enseñado unas cuantas cosas y yo las he puesto en práctica, para mejorar cada día," detalla.

Luego, evocó sus inicios como pelotero: "Siempre me gustó jugar short stop. Fue la influencia de mi papá, Anthony y de mi tío, Julito."

O sea que, el béisbol lo trae en la sangre.

"Mi padre jugó a la pelota, en la liga de verano de la Dominicana, pues nunca llegó a grandes ligas. El era lanzador."

¿Practicó otros deportes?

"Nunca pensé, tan siquiera, en otro deporte, lo mío ha sido siempre la pelota. Es algo que llevo en la sangre."

¿Y si no fuera pelotero, a qué se dedicaría?
"De seguro, sería instructor."

¿De béisbol?
"Claro, siempre en la pelota. Porque a mí, nunca me llamó la atención practicar otros deportes. Ni el basquetbol, ni el futbol, ni ninguna otra cosa."

¿Qué le falta como pelotero?
"Tengo que seguir trabajando, en todo. Porque, como pelotero, uno nunca termina de aprender. Yo pienso seguir mejorando cada día, tratando de aprender nuevas cosas del deporte."

No hay comentarios:

Publicar un comentario