Deportes americanos

domingo, 7 de julio de 2013

Landon mostró que su clase está intacta

Un partido amistoso de la selección de Estados Unidos contra Guatemala en el estadio Qualcomm de San Diego podría haber sido considerado como poco importante, pero se trató del regreso de Landon Donovan al equipo de las Barras y las Estrellas.

El jugador más emblemático en la historia del "soccer", quien tuvo su presencia número 145 con el USMNT, se reintegró al equipo de Jurgen Klinsman, luego de un receso voluntario de casi un año, tras una saturación mental, como él mismo llamó a su sabático, y lo hizo con dos goles, el 50 y el 51 con la selección para consolidarse como el máximo anotador en la historia del combinado estadunidense. Nada más, así humildemente.

Este fue el primer partido de Landon Donovan, desde 15 de agosto de 2012, cuando jugó 45 minutos contra México en la histórica victoria 1-0 en el Estadio Azteca y lo hizo con dos tantos que lo proyectaron como el hombre del juego. Fueron 10 meses y medio sin Donovan, pero el 10 sigue siendo el rey.

Desde la presentación de las alineaciones, había una predisposición a adorarlo por parte de los 25 mil 80 aficionados que fueron al partido, y, por supuesto, se llevó la ovación más grande de los aficionados en San Diego.

Sin Donovan, Estados Unidos sostuvo 17 encuentros de los cuales ganó 10, empató cuatro y perdió tres, para una eficiencia en puntos del .666. De esos 17 juegos, nueve fueron oficiales y la marca no fue menos favorable con 5-3-1 en idéntica eficiencia.

En realidad no han padecido sin Donovan, pero su figura era extrañada por los 'American Outlaws', barra estadounidense que sigue al equipo por todos lados.

Los cánticos de la "Seven Nation Army", obra de Jack White y nuevo himno del futbol mundial se dedicaron a Donovan luego de sus dos goles, y él agradeció con una reverencia.

Al final del partido, dijo: "fue una gran noche, gracias por el apoyo a San Diego", de nuevo la marea de aplausos para el tres veces ganador de la Copa Oro, tres veces mundialista y quien desea darle a Estados Unidos su quinta corona del torneo de selecciones de la zona.

Cuidado Concacaf, el 10 ha vuelto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario